999 926 8527 [email protected]

PFAS en toallas húmedas para bebés: lo que los papás y las mamás deben saber

Las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS) son un grupo de compuestos químicos sintéticos que se han utilizado en diversas industrias y productos de consumo desde la década de 1940. Conocidas como “sustancias químicas permanentes” debido a su persistencia en el medio ambiente y en el cuerpo humano, las PFAS se han encontrado en productos comunes como ciertas toallas húmedas y otros objetos.

¿En dónde puede haber PFAS?

Las PFAS no se encuentran de forma natural en el ambiente. Fueron desarrolladas porque resultan útiles en ciertos productos industriales y de consumo gracias a su durabilidad y resistencia al calor.

Entre los productos que pueden contener PFAS se encuentran:

  • Ciertas toallas húmedas
  • Utensilios de cocina antiadherentes
  • Ropa y textiles resistentes al agua
  • Empaques de alimentos
  • Agua

¿Cómo pueden afectar el contacto frecuente con las PFAS a la salud?

Se han publicado muchos artículos científicos sobre la exposición a las PFAS y los efectos en la salud. Si bien es difícil demostrar que las sustancias causan, de manera directa, afecciones en los seres humanos, estudios científicos han demostrado que la exposición a algunas sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas en el ambiente puede estar vinculada a efectos dañinos para la salud en los seres humanos y en los animales.

Datos interesantes sobre los PFAS

  • Algunas PFAS pueden permanecer en el cuerpo de las personas por mucho tiempo.
  • Casi todas las personas en el mundo tienen alguna cantidad de PFAS en la sangre.
  • Algunas formas en que las PFAS pueden entrar en el cuerpo son:  beber agua contaminada por PFAS, consumir alimentos producidos cerca de lugares donde se usaron o elaboraron PFAS,  consumir pescado capturado en agua contaminada por PFAS, consumir alimentos empacados en materiales que contienen PFAS, tragar o inhalar tierra o polvo contaminados, tragar accidentalmente residuos o polvo de productos de consumo que contienen PFAS, tales como alfombras resistentes a las manchas y ropa repelente al agua.

Opciones para mantener limpio a tu bebé de manera saludable (libres de PFAS)

  • Agua y algodón: Una opción sencilla y natural es cambiar las toallas húmedas por simple agua tibia y algodón para limpiar a su bebé. Es suave para la piel y no contiene sustancias químicas.
  • WaterWipes: Estas toallas húmedas están hechas con un 99.9% de agua y una gota de extracto de fruta, lo que las convierte en una opción segura y natural.
  • BBtips: Estas toallas húmedas contienen ingredientes naturales como caléndula y avena, conocidos por sus propiedades calmantes y nutritivas para la piel del bebé.

Otros tips para reducir el contacto con PFAS en casa

  • No calentar alimentos en el microondas usando envases plásticos.
  • Evitar elementos recubiertos con PFAS como los utensilios de cocina antiadherentes. Lee las etiquetas.
  • En la cocina preferir el uso de elementos hechos de hierro fundido, acero inoxidable, vidrio y cerámica apta para alimentos.
  • Evitar beber agua de botellas de plástico o recipientes plásticos que se han calentado (como cuando las dejamos en el carro)
  • Reducir al mínimo el uso de insecticidas, ambientadores y otros productos químicos dentro del hogar.
  • Airear las viviendas y utilizar aspiradora, que es mejor que barrer para eliminar el polvo interior.
  • Evita que los niños muerdan juguetes de plástico a no ser que en su etiquetado mencione que están libres de PFAS.