¡Hola mamá!

Estas últimas semanas ¡sí que hemos pasado por todo!
Hemos cambiado nuestros planes iniciales y nos hemos adaptado como hemos podido.
Haz pasado por una montaña de emociones. Alegría, frustración, ilusión y a veces un poco de miedo, sobre todo, cuando nos hemos ido a dormir, o cuando nos tocan chequeos en los hospitales.

Debe ser normal. Yo también tendría miedo si no supiera lo que viene, pero como sí lo sé, te anticipo un poco.
El día que yo nazca, vas a escucharme por primera vez y saldrán lágrimas de felicidad de tus ojos. No vas a creer el amor que sentirás con sólo escucharme. Los médicos nos cuidarán y harán lo necesario para que vayamos a casa pronto. ¡Ya quiero llegar ahí! Será mi segundo sitio favorito del mundo, luego de tu panza.

Estaremos seguros, dormiremos juntos y te relajaré, como nunca, cada vez que me pegues a ti y sientas mi olor a bebé, que no es por presumir, pero es más poderoso que el olor a lavanda.

Las noticias del mundo nos dejarán de importar. Yo seré tu noticia más importante todos los días y te daré muchas actividades divertidas para distraerte. Será un poco cansado pero nos complementaremos bien. Es muy probable que pueda disfrutar de ti y de papá mucho más tiempo que cualquier otro bebé, eso me hace sentir especial.

Te conozco bien y no vas a aguantar las ganas de presumirme desde el primer minuto. Vas a tomar cientos de fotos y videos para enviar a tus amigas y a nuestra familia. Aprovecha ahora que no podré negarme, voy a posar para que se derritan al verme. ¡Imagínate a todos con sus caras pegadas al celular! Van a mandar stickers y textos bonitos sobre mí, sobre nosotros. Te sentirás orgullosa del camino recorrido.

Llegará el tiempo apropiado para conocerlos a todos; pero por lo pronto, seremos un equipo pequeño. Con eso me basta, espero que igual a ti.

Guarda en tu memoria esta gran historia. Cuando crezca, me resultará difícil creer todo lo que ocurrió. Serás la heroína que nunca se rindió y que me protegió de cualquier peligro sin perder la fe. Siempre te admiraré. Aprenderé de ti a no rendirme cuando las cosas no salgan como lo planeo y a ser feliz a pesar de eso.

Gracias desde hoy. Me estás enseñando mucho, aún cuando todavía no he llegado.
Feliz día mamá, felices días nos esperan.

Autor.-
Dr. Marco Escalante Rodríguez | Pediatra Mérida
wwww.drmarcopediatra.com | Pediatría y nefrología pediátrica, Mérida, Yucatán.