Mucho se ha hablado sobre el Coronavirus en adultos y el ingreso a la nueva normalidad ante la necesidad de reactivar la economía nacional; sin embargo, ¿dónde quedan los niños y su rol en esta nueva etapa que inició en México el pasado 1º de junio de 2020?
Para hablar de esto es importante mencionar los antecedentes de infección por COVID19 reportados hasta el momento en pacientes pediátricos.
El estudio más grande realizado en pacientes menores de 18 años se publicó en China tomando en cuenta el periodo comprendido entre el 16 de enero y el 8 de febrero de 2020.
Se estudió a 2,135 pacientes siendo 728 confirmados y 1,407 sospechosos, reportándose 90% de ellos asintomáticos o con sintomatología leve (fiebre, tos seca, dolor articular y muscular) o moderada (con neumonía) con un fallecimiento del total de casos.
La teoría que podría explicar por qué los niños tienen menos síntomas graves que los adultos todavía está en estudio. La hipótesis más fuerte recae en que tienen una aparente menor función de la enzima convertidora de angiotensina 2, que funciona como el receptor que facilita la entrada del Coronavirus al organismo.
En Estados Unidos se reportó el primer caso de COVID19 el 2 de marzo de 2020, con una tasa de hospitalización en niños de 5 a 17 años de edad de 1.9 por cada 100,000 habitantes, siendo 11 veces menor que la tasa reportada por ingresos causados por influenza en la temporada de 2019-2020.
En el mes de abril del mismo año, Reino Unido tuvo un incremento de casos de un síndrome caracterizado por síntomas muy parecidos al Síndrome de Kawasaki . Los síntomas incluían fiebre, dolor abdominal y afectación cardíaca que ameritó el ingreso del 50% de los niños con estas condiciones a la terapia intensiva llamándose a esta patología el “Síndrome Inflamatorio Multisistémico en Niños” (MIS-C). Este síndrome todavía está en estudio así como su relación con el COVID19.
En todo Estados Unidos, los niños representan al 1% de los pacientes contagiados por Coronavirus y en su mayoría presentan síntomas leves. Actualmente también se está estudiando la capacidad de infección de los niños hacia los adultos y en estudios preliminares parece ser menor el rol ya que, al tener síntomas menores y menos complicaciones, también el riesgo de infectar a otros niños o adultos parece ser menor.
Hablando del entorno nacional, hasta el día 7 de junio de 2020 se han confirmado en México 117,103 casos de COVID-19 con 13,699 defunciones. Si tomamos en cuenta el rango de edad entre 0 y 19 años, se han reportado 3,266 casos y 55 defunciones representando el 2.7% de los casos y el 0.4% de las defunciones por COVID19 en nuestro país.
En Yucatán se han reportado 2,146 casos, encontrándose 1,656 recuperados, 90 estables, 147 hospitalizados y 253 lamentables muertes.
Ante estos datos en México, la fundación “Save the children” emitió un comunicado el pasado 5 de junio en donde informa que entre el 12 de abril y el 4 de junio, incrementó el número de casos de niñas, niños y adolescentes infectados con SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19, pasando de 84 a 2,228 casos, es decir, 26 veces más en tan solo un mes y medio, haciendo énfasis en que, aunque este grupo de edad no ha sido catalogado de alto riesgo, estos datos nos alertan de que también están expuestos a contagiarse, enfermar, y en algunos casos incluso no lograr sobrevivir. Debido a esta información, se hace un llamado a la sociedad para recordar que el virus aún no está controlado y que las niñas, niños y adolescentes también corren riesgos; por lo tanto, es necesario continuar con todas las medidas de prevención recomendadas para evitar más contagios. También es importante considerar incorporar el principio del interés superior de la niñez al “Plan Gradual hacia la Nueva Normalidad en México” tomando en cuenta de forma prioritaria la protección integral, el bienestar pleno de la niñez y adolescencia y la conciliación laboral con la vida familiar.
En la nueva normalidad se toman en cuenta varios parámetros para determinar el color del semáforo para la reapertura económica, sin embargo, es evidente que aún nos encontramos en una fase crítica de la epidemia y no es el momento para relajar las medidas de sana distancia.
Es entendible que exista hartazgo ante la situación de encontrarse aún en casa con los niños desde el 23 de marzo, pero es responsabilidad de cada familia el continuar cuidándose y cuidando a sus familiares evitando realizar visitas a familiares incluyendo a los abuelos al encontrarse en mayor riesgo de complicaciones ante una eventual infección por el coronavirus.
Debemos fomentar el cuidado de nuestra salud y la de nuestros hijos procurando una buena alimentación, realizando actividad física en casa y promoviendo actividades lúdicas de acuerdo a su edad y grado de desarrollo que incluya la lectura mediante la cual, a través de cuentos, puedan desarrollar su imaginación.
En caso de que tu hijo o hija requieran recibir atención pediátrica, te recomiendo que contactes a su especialista de confianza para que pueda proporcionarles el seguimiento y la atención adecuada. Esta atención puede incluso desarrollarse a distancia mediante una cita en línea para que no tengan que acudir a un hospital o salir de casa. Durante esta cita, podrás resolver tus dudas, verificar que su crecimiento y desarrollo sean adecuados y dar puntual seguimiento junto con el médico a su estado de vacunación.

Es fundamental que los niños tengan al día el esquema de vacunación para brindarles la mejor protección. En caso de que sea necesario acudir a valoración médica a un consultorio, es recomendable tomar todas las precauciones necesarias utilizando cubrebocas en niños mayores de 3 años y tratar de que sólo acuda a la cita el paciente y un adulto, evitando llevar a los hermanos o a otros familiares para evitar aglomeraciones innecesarias.
En artículos posteriores hablaremos de la transición a la nueva normalidad en la que, sin lugar a dudas, tendremos que buscar formas divertidas de promover el distanciamiento social y suplir las muestras de cariño fuera de casa, sin embargo, es evidente que nuestros niños todavía deben estar en casa sanos y salvos junto a sus papás.


Bibliografía

https://coronavirus.gob.mx/datos/
https://www.savethechildren.mx/enterate/noticias/incremento-en-muertes-de-ninas,-ninos-y-adolescent
https://www.aappublications.org/news/2020/06/03/diagnosingcovid060320
https://amp.org.mx/wp-content/uploads/COVID19AMP_PS.pdf

https://jamanetwork.com/journals/jamapediatrics/fullarticle/2766037
https://www.bbc.com/news/health-52003804
https://www.uptodate.com/contents/coronavirus-disease-2019-covid-19-considerations-in-children
https://www.healthychildren.org/spanish/health-issues/conditions/chest-lungs/paginas/covid_inflammatory_condition.aspx
https://espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/faq.html#COVID-19-and-Children
https://pediatrics.aappublications.org/content/145/6/e20200702?cct=2287