Los modelos de paternidad han cambiado muchísimo en los últimos años. La figura paterna se ha enriquecido y ha permitido que, muchos hombres del mundo, sean capaces de crear vínculos más cercanos con sus hijos desde el nacimiento y que, de forma consciente y responsable, participen activamente en su crianza. Tan es así, que un padre de hoy,  cambia pañales con naturalidad y está presente en momentos y situaciones que antes se relegaban únicamente al rol de la madre tradicional.

Asumir el rol de la paternidad de forma adecuada no siempre es fácil, y durante una pandemia, el asunto puede complicarse un poco.

Este día del padre 2020, es importante que nos detengamos para también valorar el esfuerzo que miles de padres realizan en el mundo en la búsqueda del bienestar de sus hijos. Ya sea que apenas estén por nacer, o que incluso sean adultos independientes, hijos por siempre sin importar su edad.

Los padres de hoy, también deben enfrentarse a retos como la incertidumbre, el temor a no poder ofrecer a la familia lo suficiente, poder mantener la calma e inspirar seguridad. Día con día, intentan hacer lo mejor posible con el tiempo, habilidades y posibilidades con las que cuentan.

En este mundo tan impredecible,  es posible que muchos padres se pregunten ¿cómo me las arreglaré como padre, no sólo por la carga de trabajo, sino también por los sentimientos de alarma que conllevan tantas incógnitas? 

Ser padre también supone aprender a apagar el miedo y los pensamientos inquietantes. Respirar profundo e  ignorar las sensaciones de angustia que paralizan, para salir adelante con fuerza “por y para” aquellas vidas que dependen de nosotros.

Si tú estás bien, tu familia estará bien.

  • Realiza actividades que reduzcan tu nivel de estrés. Practica ejercicio, reduce el consumo de alcohol, come alimentos saludables y habla con alguien de confianza sobre lo que está sucediendo.
  • Pasa tiempo con tus hijos, incluso si son muy pequeños o recién nacidos. Esto puede ser la mejor medicina para todos.
  • Si no puedes dormir o relajarte, si te sientes triste, si ya no disfrutas lo que antes disfrutabas o sientes que ya no puedes más y que tu nivel de estrés es inmanejable, busca ayuda profesional . Hay cosas que no podemos resolver por nosotros mismos.  Recurrir a profesionales te hará mucho bien y por consecuencia, también le hará bien a tu familia.
  • Protégete a ti y a tu familia reduciendo el riesgo de propagación del virus. Sigue las indicaciones de las autoridades e incita a toda tu familia a también hacerlo, sé un buen ejemplo. 

Nuestro rol como padres es fundamental para el desarrollo de nuestros hijos e hijas. Compartamos también la responsabilidad de las actividades académicas de los niños y las labores de la casa con mamá, recordemos que trabajando en equipo todo es más fácil. 

Y por último, recuerda que los niños no solo requieren cantidad de tiempo, sino calidad del mismo. Si tu rutina solo te permite compartir unas pocas horas del día con ellos, trata de que éstas sean inolvidables para que el día de mañana puedan decir: “recuerdo que todos los domingos con papá eran extraordinarios”.

¡Feliz Día del padre!

Dr. Marco Escalante R. | Pediatría y nefrología pediátrica

Imagen: micromonkey/Fotolia