En los últimos días, hemos notado el nerviosismo de padres y madres que preguntan por la disponibilidad de la vacuna BCG, sin encontrar una respuesta concreta.

La vacuna lleva el nombre de BCG por el Bacilo de Calmette y Guérin. Sirve contra la tuberculosis y se aplica a recién nacidos.

Desde hace meses, en varios Estados de la República Mexicana, se escuchaba hablar sobre denuncias de falta de medicamento en el Sector Salud público y privado; sin embargo, es hasta ahora que en Mérida, Yucatán, empezamos a notar el mismo problema.

Los padres de los bebés que han nacido en los últimos meses, prácticamente han estado a la caza de estas vacunas, preguntando todos los días, en diferentes clínicas y hospitales sobre la disponibilidad de la BCG.


De acuerdo a una entrevista para el medio de comunicación UNO TV, Miguel Ángel Nakamura , subcoordinador de la Dirección Normativa de Salud del ISSSTE, confirmó el desabasto de la vacuna BCG, informando que el proveedor, que había sido el único encargado de traer esta vacuna al país, habría cometido ciertos incumplimientos, por lo que por esa razón, habría sido inhabilitado por 5 años.


En otro momento, Nakamura también comentó que la vacuna para nuestro país, se conseguiría para finales de 2020 o principios del 2021, a través de BIRMEX (Laboratorios de Biológicos y Reactivos de México) , añadiendo que los tiempos de importación y de liberación de permisos de COFEPRIS, también podrían retrasar la llegada de esta vacuna proveniente del Serum Institute of India, en la India.


Por otro lado, Sergio González Romero, Secretario de Salud de Durango, afirmó que el desabasto de la vacuna BCG, pudo originarse a nivel mundial, debido a que al inicio de la pandemia por COVD19, existieron algunos estudios y publicaciones que sugerían que aquellas personas que contaban con la vacuna, eran menos susceptibles a presentar complicaciones por Coronavirus SARS- CoV- 2 . Por esta razón, pudo presentarse un exceso en la demanda de la vacuna, provocando un desabasto a nivel global.


Aunque se dice que a nivel federal ya se trabaja para adquirirla y distribuirla, no hay una fecha exacta para contar con ella. Hasta el momento, no se ha podido conseguir mediante el laboratorio o la farmacéutica; y si no hay quien la produzca, simplemente no se puede comprar.

En nuestra entidad, el último lote existente caducaba el día 30 de septiembre, por lo que es muy importante verificar la fecha de caducidad de la misma en caso de conseguirla.

Deberemos mantenernos pacientes y a la espera de nuevos lotes para completar el esquema de vacunación de nuestros niños, que hoy se encuentra incompleto.

Fuentes:
El Universal
Excelsior
UNO TV