Hablar sobre el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es algo que nos puede incomodar o incluso asustar, sobre todo cuando somos primerizos o primerizas; sin embargo, hablar del tema es el primer paso para evitar ser parte de esa estadística mundial.
En Estados Unidos de Norteamérica, más de 3,500 bebés mueren cada año mientras duermen, debido a este síndrome o como consecuencia de accidentes que impidieron su correcta oxigenación.
Este riesgo puede evitarse cuando seguimos sencillos consejos, entre ellos los emitidos por la American Academy of Pediatrics, que actualizó sus recomendaciones y que queremos compartirte a través de este artículo.


¡Muy importante! Las recomendaciones van orientadas a bebés menores de un año de edad, cualquier duda, consulta con tu pediatra de confianza.


Recomendaciones generales
1.- Los bebés menores de un año, SIEMPRE deben dormir boca arriba, es decir, sobre su espalda. Eso abarca las siestas y la hora de dormir habitual.
2.- Evita que duerman boca abajo o sobre sus costados. El problema de dormir sobre su lado derecho o izquierdo, es que el bebé puede rotarse más fácilmente y adoptar una posición boca abajo sin tener la fuerza suficiente para poder girarse abruptamente en caso necesario. Si el bebé ya es suficientemente fuerte para girarse solo hacia abajo y hacia arriba a libre voluntad, debes asegurarte de no tener almohadas , juguetes, colchitas o cualquier objeto que pudiera causarle bloqueo de flujo de aire a colocar su carita cerca él.
3.- Olvida el mito de que los bebés pueden atragantarse o asfixiarse al colocarlos boca arriba. La forma en que están diseñadas sus vías respiratorias y su reflejo nauseoso, la hacen la posición más segura.
4.- Si tu bebé se queda dormido en una sillita, cochecito, columpio o cualquier superficie diferente a su cuna, cámbialo cuanto antes a una superficie firme para que pueda dormir boca arriba. Cuando hablamos de superficie firme nos referimos a una cuna, moisés, corral, cama. En ninguna de esas superficies firmes debe haber otra cosa más que el bebé. Mantén el área libre de objetos y verifica que la superficie no se hunda o sea demasiado suave. Nunca los dejes dormir sobre un sofá o sobre las sillas. Llévalos lo más pronto a una superficie firme como su cuna.

5.- En caso de que consideres practicar el colecho para favorecer la lactancia materna es importante que lo platiques con tu pediatra ya que existen ciertas situaciones que hacen que el compartir la cama sea incluso muy peligroso.
6.- ¿Cómo puedo sustituir las frazadas o colchitas? Puedes evitar que tu bebé sienta frío usando ropa de dormir para bebé adecuada para la temperatura en la que estará o ponerle una capa adicional de ropa.
7.- No permitas que tu bebé duerma sobre una almohada para amamantar o en cojines de cama. Se ha registrado que docenas de bebés han presentado asfixia al permitirles dormir cerca de estos productos. Esto sucede porque cuando el bebé gira hacia los lados o hacia su pancita, la cabecita queda sobre estas telas u objetos y su flujo de aire se bloquea.
8.- Si vas a envolver al bebé (lo que conocemos como taquito) cerciórate de que quede boca arriba y de que no esté tan apretado que no pueda mover sus caderas o respirar bien. Cuando su desarrollo sea suficiente al punto de que empiece a tratar de voltearse por sí solo abruptamente, es momento de dejarlo de envolver.
9.- Mantenlo alejado de fumadores o de gente que fuma. Ellos no deben compartir espacio con fumadores, incluso aunque no estén fumando en ese momento. No permitas que se haga cargo del bebé nadie que haya consumido drogas o medicamentos que dificulten el estado de alerta o que haya ingerido alcohol.
10.- Hay estudios que sugieren que los bebés amamantados corren menos riesgo del SMSL. La American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda la lactancia materna como la única fuente de nutrición durante aproximadamente seis meses. Incluso después de adicionar alimentos sólidos se puede continuar la lactancia materna durante 12 meses o más tiempo si tú y tu bebé lo desean.

NOTA
Permite que cuando tu bebé esté despierto y mientras un adulto lo supervise atentamente, esté por momentos en una posición boca abajo ( contraria a la que te recomendamos al dormir) Esto ayudará a su desarrollo motor y puede prevenir el síndrome de la cabeza plana. El riesgo es únicamente al dormir y sin supervisión de un adulto.


¿Compro productos que prometen la protección contra el síndrome de muerte súbita?
La respuesta es: no es necesario.

• Los cojines o almohadas para posicionar a los bebés, en realidad no han demostrado reducir el riesgo del SMSL, de acuerdo con la AAP, tampoco los monitores para el corazón o la respiración.

• No existen suficientes estudios de investigación sobre las camas adyacentes o durmientes. La AAP no puede recomendar a favor o en contra de estos productos debido a que no existen estudios que hayan evaluado su efecto en el SMSL o si estos aumentan el riesgo de lesión o muerte por asfixia/estrangulamiento.

¡Si tienes dudas sobre qué hacer, que comprar o no comprar y que rutinas llevar, consulta con tu pediatra durante su visita de control de niño sano!


www.drmarcopediatra.com

Fuente
 
American Academy of Pediatrics