Llegan las vacaciones y con esto las visitas de muchos niños y adultos a la playa para disfrutar del mar y el aire libre. Si naciste en Yucatán, seguramente has escuchado sobre la famosa aguamala; pero si no, esta información te servirá muchísimo.

Es posible que flotando en el mar o en la costa, podamos ver una medusa o aguamala. Su apariencia es totalmente inofensiva, parecen globitos rellenos de agua y podemos sentir curiosidad por tocarlas; sin embargo, pueden causar mucho daño incluso sin estar vivas.

Si ves alguna, debes evitar tocarla y que los niños las toquen. Las medusas tienen tentáculos que inyectan veneno al contacto con la piel, incluso con sólo rozarla. Su veneno es tóxico para el sistema nervioso, sistema respiratorio y sistema cardiovascular, por lo que las personas más susceptibles al contacto con ellas son personas asmáticas o con alergia, niños o adultos mayores.

¿Qué puede pasar si tengo contacto directo con una medusa o aguamala?

El nivel de gravedad varía muchísimo, pero, en general, provoca mucho dolor, marcas de enrojecimiento e irritación en la piel. 

Síntomas frecuentes

  • Ardor, hormigueo y dolor punzante como de aguijón
  • Marcas rojas o moradas en la piel 
  • Picazón
  • Hinchazón
  • Dolor pulsátil
  • Ampollas

¿Qué puedo hacer?

1.- Prevenir

Si tus hijos son pequeños y no las conocen, enséñales fotos para que sepan identificarlas y evitar tocarlas o acercarse a ellas por curiosidad, en caso de encontrar alguna.

2.- Si el niño o niña ya tuvo contacto y presenta síntomas, lo que hay que hacer es:

  • Salir inmediatamente del mar y evitar rascarse
  • No frotar la piel con arena ni lavar la zona con agua dulce o agua de mar,  esto dispersa el veneno y aumenta la irritación.
  • No aplicar hielo en la piel afectada.
  • Enjuagar el área directamente con vinagre. Éste puede evitar que los aguijones se activen y reducir las molestias, a diferencia del agua de mar o agua corriente que los activan.
  • No frotes el área lesionada. Si ves tentáculos o aguijones en la piel, extráelos con pinzas.
  • Un baño con agua caliente (no hirviendo) o compresas de agua caliente ayudarán a calmar el dolor en lo que localizas al pediatra para recibir asesoría sobre qué fármacos pueden ayudar.

CONSEJO: Incluye en tu kit de primeros auxilios unas pinzas y una pequeña botellita llena de vinagre por si se pudiera necesitar.

¡Ojo! Aunque es muy poco probable que una situación así se complique, debes llamar a una ambulancia o acudir a emergencias si aparecen síntomas como: dolor de estómago o cabeza, náuseas, vómito, debilidad, dificultad para respirar o tragar, espasmos musculares o si su lengua o labios están hinchados.

www.drmarcopediatra.com

Dr. Marco Escalante Rodríguez | Pediatría & Nefrología

Pediatra en Mérida, Yucatán, México | Egresado del Centro Médico Nacional Siglo XXI Ced. Esp. 9610862

Fuentes:

kidshealth.org

MayoClinic.org