Científicos de la Universidad de Aberdeen, en Reino Unido, y la Universidad de Hasselt, en Bélgica, publicaron en la revista Lancet Planetary Health https://www.thelancet.com/journals/lanplh/article/PIIS2542-5196(22)00200-5/fulltext una nueva investigación. En ésta se expone que las nanopartículas de ciertos contaminantes, como el carbón negro, son capaces de atravesar el útero de la madre durante el primer trimestre del embarazo y afectar órganos en desarrollo del bebé, como cerebro, hígado y pulmones.

Para llegar a esta conclusión, analizaron a los bebés recién nacidos de madres expuestas a contaminación del aire y también analizaron su placenta.
Luego de detallados estudios, determinaron que, tanto las madres como los bebés, tenían el mismo nivel de exposición a contaminantes de carbón negro sin haber respirado ese aire luego de nacer.

El carbón negro es una sustancia que se encuentra en el aire y que es liberada, principalmente, por motores de combustión interna, centrales eléctricas de carbón y fuentes que emplean combustibles fósiles.

Aunque los investigadores ya habían notado, durante otros estudios, la presencia de estas partículas en placenta, hasta ahora es que comprueban que éstas son capaces de llegar al feto a través de su propia madre.

La investigación también menciona la gravedad de esta situación, ya que la exposición a este tipo de contaminación del aire, está ligada a muerte fetal, parto prematuro, bajo peso al nacer y desarrollo cerebral alterado.

Con esta publicación, el mundo científico vuelve a pedir que el tema de la contaminación del aire sea tomado en cuenta con mayor seriedad, reconociendo la transferencia de factores contaminantes que existe durante la etapa de gestación, para actuar y proteger a los seres humanos desde sus primeros momentos de desarrollo.

Dr. Marco Escalante Rodríguez | Pediatría & NefrologíaPediatra en Mérida, Yucatán, México | Egresado del Centro Médico Nacional Siglo XXI Ced. Esp. 9610862 https://drmarcopediatra.com/contacto/